A día de hoy el aceite de oliva virgen extra es uno de los ingredientes más apreciados de la gastronomía y la estrella de la dieta mediterránea* (declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO) por sus beneficios para la salud y su exquisito sabor.