Las cerezas son una de las frutas de primavera-verano más conocidas y valoradas por su exquisito sabor, sus múltiples beneficios y todas las posibilidades que ofrecen en la cocina, en especial en repostería. No obstante, como mejor se disfrutan es al natural.

La cereza puede madurar en el árbol durante todo el verano y se puede consumir desde abril hasta bien entrado agosto. Sin embargo, como ya comentamos anteriormente, la cereza es una fruta que no madura una vez recolectada, así que debe recogerse en el momento exacto -según el período de maduración de cada variedad– para aprovechar todas sus propiedades.

Existen muchas variedades de cerezas. Una de las más conocidas es la picota, que destaca por su calidad y excelente sabor. Aunque todas las picotas son cerezas, no todas las cerezas son picotas, ¿sabrías diferenciar entre una cereza común y una picota?

Lo cierto es que son bastante sutiles y hay que fijarse bien para distinguirlas. Estas son las claves para distinguir una cereza común de una picota:

Por su rabillo (o la ausencia del mismo)

La más evidente está en el rabillo o pedúnculo: las picotas no presentan este apéndice, ya que normalmente queda unido al árbol tras desprenderse el fruto de manera natural. En las demás cerezas sucede lo contrario: el rabillo queda adherido al fruto. No obstante, lo más importantes es que el sellado o cicatriz de rabillo sea blanca.

Por su tamaño y color

El tamaño y el color también son pistas importantes para distinguirlas: las picotas suelen tener un color rojo más oscuro y suelen ser más pequeñas. Tienen un calibre de unos 24-26 mm, frente a los 30-32 mm del resto de cerezas.

Por su sabor y textura

Este es el factor decisivo, aunque también depende mucho de la subjetividad de cada uno: las picotas son más dulces, con un sabor intenso y una textura más homogénea y menos acuosa que otras cerezas. Además, tienen la carne crujiente y tersa, sobre todo al dar el primer bocado.

Del mismo modo, la semilla o hueso de la picota es un poco más grande que el de otras variedades de cerezas. Además, se pueden identificar también por la temporada: la picota suele recolectarse entre julio y agosto, mientras que otras variedades comienzan en abril o mayo.

Ya busques cerezas o picotas, en BM Supermecados podrás encontrar las mejores frutas de temporada. Destacan las Cerezas SELECTA, procedentes de aquellas zonas de producción más cercanas para garantizar la máxima calidad y frescura de cada pieza.