La Enfermedad Celíaca (EC) es una intolerancia permanente al gluten, presente en algunos cereales como el trigo, la cebada, el centeno o la espelta entre otros. Se trata de una enfermedad intestinal de carácter crónico que, si no se trata adecuadamente, puede provocar síntomas tales como cansancio, pérdida de peso, dolor de estómago, diarrea crónica, vómitos, anemia e incluso retraso en el crecimiento.

Es muy habitual su diagnostico en la infancia, pero también puede aparecer en edad adulta. Si a un miembro de nuestra familia le diagnostican celiaquía, debemos extremar precauciones, tanto en la cocina como a la hora de hacer la compra. En BM Supermercados intentamos facilitar esa tarea y disponemos de una sección de Alimentación Saludable en la que un alto porcentaje de productos están libres de gluten. Además, en el resto de secciones de nuestras tiendas podréis encontrar otros productos sin gluten, algunos certificados por la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE), y otros no certificados, como el tomate Orlando o el chorizo Palacios.

Como señalan algunos nutricionistas, la intolerancia al gluten es más bien “una forma diferente de comer”, que por desgracia supone un mayor desembolso en la compra mensual. Concretamente, y según el cálculo que hace FACE, un alérgico al gluten gasta anualmente de media 1.500 euros más en comida que el resto de consumidores, dado que los productos libres de gluten son generalmente más caros.

Conscientes de esta problemática, en BM Supermercados colaboramos estrechamente con EZE (Asociación de Celíacos de Euskadi) ofreciendo a sus socios un 5% de descuento en todas las compras que realizan, utilizando la tarjeta BM, en cualquiera de nuestros establecimientos. Un descuento para celíacos que no se limita a los productos sin gluten, sino que es extensivo a todos los productos de la tienda, incluidas las secciones de frescos.

Consejos para la alimentación del celíaco

Como decíamos anteriormente, las precauciones de una persona con celiaquía van más allá del supermercado. Una vez hecha la compra, en la cocina también hay que seguir una serie de pautas:

  • Limpiar bien los utensilios de cocina antes de usarlos para asegurarnos de que no estén contaminados con gluten.
  • No utilizar el mismo aceite que se ha empleado para freír algo con gluten.
  • Etiquetar correctamente los alimentos con y sin gluten para evitar confusiones.

Y piensa que siempre hay opción de sustituir algunas formas de cocinar. Por ejemplo, puedes utilizar copos de patatas o polvo de almendras para los empanados, en vez del pan rallado de siempre. Y para espesar salsas o elaborar bechamel puedes emplear harina de maíz o fécula de maíz. Siempre hay alternativas.