Te queremos brindar unos consejos para mantener una seguridad alimentaria en tu día a día y conseguir así que te resulte más sencillo preparar cada noche la comida que vas a llevar al día siguiente a tu lugar de trabajo.

Sabemos que coger un sándwich en la máquina es lo más sencillo, pero debemos preocuparnos por nuestra salud y hacer que este tipo de ingesta sea tan solo ocasional. Es más nutritivo y saludable degustar un plato casero en la oficina, por no hablar de que resultará mucho más económico. Al igual que organizamos los menús del fin de semana, debemos llevar un orden alimentario en las comidas que nos llevamos al trabajo.

La comida a elegir tendrá que saciarnos, pero no hacernos sentir muy llenos, ya que luego nos dará pereza volver con el trabajo. Además, tienen que ser fáciles de digerir, puesto que se hará más difícil pasar el resto de la jornada laboral con un sabor intenso a cebolla o ajo en nuestro paladar, por poner un ejemplo.

Lo ideal es mantener una dieta lo más variada posible, incluyendo todo tipo de alimentos e ingiriendo con asiduidad verdura y fruta.

¿Qué comida llevar al trabajo?

Pasta, arroz y legumbres. Es una opción muy recomendable, ya que se trata de alimentos que se pueden acompañar fácilmente con proteínas o verduras. Cuando se cocinen, tendrán que estar preparados al dente, para evitar que se pasen al recalentarlos en la oficina. Algunas ideas: una ensalada de fideos con tomate o un arroz basmati con rollitos de salmón.

Verdura. La verdura en ensalada o cocinada es una opción también muy apetitosa a la hora de la comida. Es importante que aliñes las ensaladas en el momento de consumirlas, de lo contrario, el aderezo deshidratará los vegetales antes de su consumo.

Proteínas. Lo ideal es llevar las carnes o los pescados en salsa para que, al calentar, el plato se mantenga jugoso. No es recomendable llevar comida a la plancha o rebozada, ya que al recalentarla, perderá su sabor. Por ejemplo, te proponemos este plato de pollo que podrás comer tanto en frío como en caliente. ¡Ideal para comer fuera de casa!

Postre. Lácteo o fruta es lo más sencillo de preparar y de comer en el trabajo.

¿Cómo llevar la comida de tupper?

Nuestro tupper es importante, ya que transporta nuestra comida. Evita accidentes indeseados de aperturas de tupper comprando recipientes de calidad y revisándolos periódicamente. El tupper tiene que ser apto para horno o microondas y con cierre hermético. Es importante que cuando guardes la comida recién cocinada, no cierres de inmediato el tupper: espera a que se enfríe. Si no, podemos favorecer la humedad y las bacterias que pueden contaminar nuestra comida.

Y, un último consejo: Ten cuidado si preparas algo rico, porque… ¡todos lo querrán! ¡Buen provecho!