¿Eres de los que apenas desayunas y haces comidas copiosas? ¿En la comida tomas un sándwich y ya no ingieres nada más hasta la cena? Si te gustaría llevar un modo de vida más saludable y adaptar para ello tus horarios de comidas, te damos algunos consejos que recomienda el propio Ministerio de Sanidad:

Tu organismo necesita recuperar energía de manera periódica, por eso es conveniente que hagas cuatro o cinco comidas al día y no sólo te límites a las tres principales.

El estilo de vida y los horarios pueden marcar las necesidades alimenticias. Por ejemplo, si haces mucha actividad física tu cuerpo requerirá más energía.

Ingiriendo comida en espacios de tiempo más cortos podrás tomar más diversidad de alimentos y llevar una dieta mucho más equilibrada.

¿Quieres cuidar tu peso? Perfecto, al comer más a menudo también tomarás menos cantidad de comida cada vez, ya que como no pasan muchas horas entre comidas, evitarás “devorar” las cosas.

Recomendaciones para cada comida del día

Desayuno: debe ser lo más completo posible y aportar las calorías necesarias para aguantar durante el día. De hecho, debe cumplir al menos el 25% de las necesidades nutritivas del día. Así, en una dieta de unas 2.000 calorías, el desayuno debería aportar alrededor de 400 calorías.

Media mañana. ¿Qué tal una pieza de fruta o un pequeño bocadillo que incluya lechuga o tomate? En una dieta de 2.000 calorías, lo ideal es que este tentempié aporte entre 100-200. Prueba a incluir algún lácteo, fruta o zumo natural, incluso algún alimento proteico como jamón o huevo, como ‘picoteo’ sano.

Comida. Suele ser la principal y debe aportar entre el 35% y el 40% de los nutrientes del total diario. En una dieta de 2.000 calorías debería suponer unas 600. Si quieres llevar una alimentación saludable no te olvides de las verduras, que deberían ser con frecuencia tu plato principal o acompañamiento de un segundo: pescado, carne blanca, legumbres…

Merienda. A media tarde y después de una dura jornada de trabajo, sienta fenomenal también comer una pieza de fruta o un yogur que nos rebaje el apetito para la hora de la cena. Lo ideal es que suponga también unas 100-200 calorías.

Cena. Habrá que tener en cuenta si el resto del día se han hecho comidas copiosas o no, aunque lo ideal es que consumas alimentos fáciles de digerir para conciliar el sueño. Entre 500-600 calorías es lo recomendable. Intenta además aumentar el consumo de alimentos frescos y de temporada, e investigar nuevas técnicas y trucos de cocinado saludables.

Por lo tanto, hacer cinco comidas al día es lo más saludable, aunque siempre dependerá de las circunstancias de cada persona. Si aun así no puedes evitar picar entre horas, elige siempre frutas o frutos secos naturales y sin sal. ¡Evita bollería y dulces!

Por último, desde la Agencia española de Consumo, Seguridad alimentaria y Nutrición (AECOSAN) dan también otros consejos que te ayudarán a ser más ‘healthy’: consume al menos 5 raciones de fruta y verdura al día, incorpora legumbres unas dos veces por semana, consume tres veces por semana pescado, sustituye los lácteos por semidesnatados, bebe a diario entre 1,5 y 2 litros de agua y dedica al menos 30 minutos diarios a la actividad física.

También puedes seguir estos consejos para llevar un menú semanal más equilibrado que te da la Dra. Marta Aguirre. En BM Supermercados puedes encontrar productos frescos, naturales y de temporada que te ayuden a mejorar tu alimentación.