Como ya indicamos en el anterior post dedicado a la diabetes, para evitar todo lo posible que nos alcance esta patología metabólica crónica hay que apostar por la prevención. Para ello hay que seguir, sí o sí,  una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable.

Si nuestro médico nos ha dicho que tenemos una intolerancia a la glucosa (prediabetes), ya hay elevación de la glucosa en la analítica o existe sobrepeso, lo primero que hay que hacer es adelgazar: con la pérdida de peso esta alteración suele desaparecer.

También hay que plantear un cambio de costumbres: hay que realizar algo de ejercicio físico, siempre en función de las posibilidades y capacidades físicas de cada persona (caminar, correr, natación, etc.). De este modo, la activación de los músculos consumirá ese exceso de glucosa en sangre.

Compra con cabeza

Por otro lado, hay que dedicar tiempo a planificar la compra y el menú semanal, y sobre todo educar a nuestros hijos, tanto desde el ámbito familiar como escolar, en lo que representa una dieta saludable. Hay que comprar con cabeza y no dejarse llevar por productos poco saludables.

Las dietas actuales están llenas de productos procesados, en los que hay muchos azúcares añadidos. Por eso, cuando elegimos nuestra cesta de la compra, es esencial saber leer las etiquetas y conocer la cantidad de hidratos de carbono y azúcares que llevan los alimentos.

Lo ideal es apostar por los productos frescos, de proximidad y temporada. Desde BM Supermercados te ayudaremos tanto con la lectura de etiquetas como en la selección de los mejores productos para cada situación.