Los mejillones son moluscos bivalvos que se alimentan en el agua donde se crían. Los mejillones Bouchot se diferencian del resto por su peculiar sistema de producción, al que deben su nombre.

La palabra bouchot procede del francés y está relacionada con la forma de cría que ideó un viajero Irlandés en 1.235 tras naufragar en la bahía de Aiguillón, en Mont Saint-Michel. Aunque esta es la zona originaria, en la actualidad podemos encontrar criaderos en toda la costa Atlántica francesa.

La técnica consiste en utilizar unas finas cuerdas de coco para recoger los mejillones, en abril-mayo, donde crecen en posición horizontal durante todo el verano. En septiembre, las cuerdas se enrollan en espiral en unas estacas, o bouchot, que literalmente están ‘plantadas’ en el mar.

De esta manera, los mejillones no están en contacto con el fondo marino, lo cual evita que se llenen de cangrejos y arena, quedando a merced del ritmo de las mareas, parte del tiempo cubiertos de agua y parte expuestos al sol y al aire, lo que endurece su concha. Así crecen durante todo el invierno y se recolectan durante la siguiente primavera.

Los mejillones de Bouchot y los mejillones Gallegos tienen el sello de Denominación de Origen Protegida (D.O.P.) en la unión Europea. Los de bouchot, son más pequeños que los gallegos, con un color naranja intenso, por su nutrición fitoplactónica, y un sabor suave: algo dulce y con toques de madera.

Admite varias formas de cocinado, las más conocidas son al vapor, con sidra, con vino blanco, con salsa de tomate picante, con salsa curry

Nutritivos, sabrosos y bajos en grasas

En cuanto a su composición nutricional, los mejillones Bouchot destacan por ser un alimento bajo en grasas: un 1,9% por cada 100 gr. (de los que 0,59 gr. son saturadas y 126 mg. colesterol).

Al contrario que la carne, la grasa de los mejillones es su mayor parte ácidos grasos monoinsaturados (0,26 gr.) y poliinasaturados (0,9 gr.) de la serie Omega 3, cuyo efecto es antiinflamatorio, antioxidante y antiagregante, lo que ayuda a proteger al sistema cardiovascular.

Estos moluscos también pueden presumir de tener un alto contenido proteico con un gran valor biológico: un 11%. A su vez, el aporte de hidratos de carbono es bajo: un 3%, lo que lo convierte en un alimento adecuado en las dietas de adelgazamiento o para personas diabéticas.

Por otro lado, poseen una gran concentración de minerales esenciales para el organismo: yodo (4,20 mg.), que regula el nivel de energía y favorece el funcionamiento cerebral, junto con el magnesio (296 mg.); potasio (1,80 mg.), vital para la contractilidad muscular; fósforo (56µg.), necesario para la síntesis proteica, tanto en el crecimiento como en el mantenimiento de tejidos y cicatrización; calcio (80 mg.) importante para la formación y dureza de huesos y dientes; sodio, para el equilibrio de la tensión arterial; o zinc , que refuerza el sistema inmunológico.

Por último, son muy ricos en vitaminas del grupo B:

La vitamina B1 (tiamina), ayuda a nuestro organismo a sacar la energía de los hidratos de carbono y suministra esa energía a todo el organismo en especial al cerebro y sistema nervioso.

La vitamina B2 (riboflavina) trabaja con otras vitaminas del grupo B ayudando al crecimiento del organismo, liberando la energía de las proteínas y la síntesis de glóbulos rojos.

La vitamina B3 (niacina) participa tanto en el metabolismo proteico, como de los hidratos de carbono y las grasas. Importante eslabón en la cadena respiratoria celular, interviene en el crecimiento y en el buen funcionamiento del sistema nervioso y el buen estado de la piel.

La vitamina B12 (cobalamina), como las otras vitaminas del grupo B es muy importante en el metabolismo proteico, la formación de los glóbulos rojos y el mantenimiento del sistema nervioso central.

En resumen…

Los mejillones son especialmente ricos en vitaminas del grupo B y minerales. Participan en el metabolismo celular y en numerosas funciones del organismo, fortaleciendo la inmunidad, la síntesis ósea, de glóbulos rojos y el mantenimiento del Sistema Nervioso Central.

Son bajos en calorías con una gran riqueza proteica de excelente valor biológico, tanto como la carne. Interesantes en las dietas de pérdida de peso.

Tienen poca grasa y porcentualmente ricos en ácidos grasos Omega 3. Son protectores del sistema cardiovascular.

Son alimentos de consumo esporádico, deben estar cerrados cuando los compramos y no deben consumirse, si no se han abierto al cocinarlos.

Puedes encontrar mejillones Bouchot en BM Supermercados y más variedades en nuestra tienda online.