Los pacientes celíacos diagnosticados, tienen muy claro que lo son, saben bien que no deben comer ninguno de los cuatro cereales: trigo, cebada, centeno, avena, ni ningún producto que los contenga, ni tampoco sus derivados.

La enfermedad celíaca, en términos generales, es una afección causada por el daño del revestimiento del intestino delgado por la reacción al gluten. Hoy en día cuentan con asociaciones, profesionales médicos y nutricionistas, que les informan bien de su problema y de cómo debe ser su dieta.

¿Es lo mismo que una alergia o una intolerancia?

Hoy sabemos que es mejor no abusar de las harinas refinadas y que las harinas integrales son una opción más saludable y con una mejor digestibilidad. De hecho, existen ya muchas variedades de harinas, aunque a cada persona nos afectará en la digestibilidad de mejor o peor manera: a veces sienta mejor el pan con masa madre que con levaduras y pasa lo mismo con los panes elaborados con otros cereales (centeno, espelta, avena, etc.).

Pero esto no quiere decir que seamos celíacos, ni intolerantes al trigo, son conceptos que no hay que confundir. Aclaremos el significado de los siguientes conceptos: las alergias alimentarias, las intolerancias alimentarias y la enfermedad celíaca.

Alergia alimentaria: Es una respuesta exagerada ante una sustancia presente en un alimento, que suele ser de naturaleza proteica y el contacto con ella, produce síntomas muy variados que pueden ir desde picor, habones, dermatitis, hinchazón de párpados, diarreas, hasta un shock anafiláctico, que es una urgencia médica. Las más frecuentes alergias alimentarias suelen ser a la proteína del huevo, de la leche, del pescado, del marisco, frutos secos, algunas frutas, a los anisakis

Intolerancia alimentaria: Es una reacción adversa que se produce cuando se consumen algunos alimentos, no está mediado por el sistema inmune, si no producidos por el déficit de alguna enzima. En general suele ser algún azúcar. Sus síntomas son digestivos: diarreas, pesadez, flatulencia… Ejemplo típico la intolerancia a la lactosa, que es el azúcar de la leche.

Enfermedad celíaca: También llamada intolerancia al gluten (de ahí la posible confusión), que es una proteína presente en algunos cereales: trigo, cebada, centeno y avena. Es una enfermedad con base genética, que suele formar parte de un cuadro más general o acompañarse de otros problemas de tipo autoinmune. El contacto con el gluten desencadena una respuesta inmune, diferente a la de la alergia y daña diferentes órganos y sistemas, no solo el intestino. Los problemas digestivos son molestos para ellos, pero es el menor de sus posibles problemas.

En resumen:

Sabemos que no hay que abusar de harinas de trigo refinadas. Son más saludables los cereales integrales… Unos pueden sentarnos mejor que otros, pero eso no significa ser intolerante al trigo o ser celíaco.

No hemos de confundir el concepto alergia alimentaria, intolerancia alimentaria y celiaquía.

La enfermedad celíaca tiene base genética y el contacto con el gluten genera en los celíacos una respuesta inmune que no solo afecta a su sistema digestivo.

Además, BM Supermercados tiene acuerdos con las asociaciones de celiacos de Cantabria, Navarra, Euskadi y Madrid para que las personas que padecen esta enfermedad se beneficien de un 5% de descuento en todas las compras.