Seguro que has probado o al menos has oído hablar de la espelta, el que para muchos es todo un supercereal y que cada vez está más presente en las estanterías de los supermercados. ¿Y por qué es considerado así? En realidad la espelta se trata de una de las variedades de trigo más antiguas y saludables para el ser humano. Se cree que ya se cultivaba hace 7.000 años en la antigua Mesopotamia, existen referencias de su uso por ejemplo en el antiguo Egipto y se sabe que fue el cereal silvestre de la Península Ibérica en los inicios de la agricultura hace cinco milenios.

Toda una carta de presentación para la espelta, también llamada escanda, que se adapta muy bien al clima húmedo de zonas como Asturias. Para algunos nutricionistas es más beneficiosa para el organismo que el trigo común porque no ha sufrido tantas modificaciones genéticas, por sus cualidades nutricionales (mantiene las cascarillas adheridas al grano tras la trilla mientras que en el caso del trigo común se eliminan el salvado y el germen nutricional), contiene más fibra y menos gluten y además resulta muy agradable al paladar.

5 beneficios del pan de espelta: por qué lo querrás en tu mesa

Son varios los expertos que atribuyen a la espelta las siguientes propiedades:

Facilita la digestión. Su alto contenido en fibra favorece el tránsito intestinal consiguiendo mejores digestiones y evitando problemas como el estreñimiento.

Es una gran fuente de vitaminas del grupo B y de minerales.  Por ello, su ingesta te ayudará a regular tu metabolismo. Además, la presencia de componentes como el hierro, el calcio, el fósforo, el potasio, el magnesio o el cinc favorece un fortalecimiento de los huesos o una buena circulación sanguínea.  

También es rica en carbohidratos, lo que te ayudará a afrontar el día con un extra de energía sobre todo si practicas algún deporte y en proteínas con aminoácidos esenciales para nuestro organismo como la lisina (que interviene en la absorción del calcio, en la reparación de tejidos y puede ayudar entre otras cosas a mejorar la piel) o el triptófano (que pueden facilitar que duermas mejor).

Aporta omega 3 y omega 6, ácidos grasos que se han mostrado beneficiosos frente a por ejemplo enfermedades cardiovasculares.

No contiene tanto gluten como otros tipos de trigo por lo que puede ser más digerible para algunas personas. Sin embargo, es necesario tener en cuenta que el gluten sigue estando presente, por lo que no es un alimento apto para los celíacos.

Si a todo esto le unimos su sabor intenso y algo más dulce que para muchos resulta muy agradable e interesante, comprar pan de espelta puede ser una buena idea para mantener una dieta saludable.

En BM Supermercados encontrarás harina de espelta biológica. Y si el pan se te queda corto, recuerda que con este cereal, cada vez más extendido en la agricultura ecológica, también puedes hacerte con galletas, yogures o pasta.