Con el buen tiempo del verano, nos encanta pasar horas y horas en la playa, la piscina, el monte, el campo…, en definitiva al aire libre. Pero no podemos ir de manos vacías. Cargaremos con la toalla, la crema protectora, la sombrilla… y también debemos preocuparnos de elegir la bebida y la comida para llevar a la playa, piscina o monte, pero no cualquiera, sino la más adecuada. ¿Qué alimentos no deben faltar en una jornada al aire libre? Los vemos a continuación.

Líquidos

No olvidemos que vamos a estar expuestos al sol durante horas, sudaremos y eso conlleva un riesgo de deshidratación. Por ello, es conveniente llevar líquidos en abundancia. El agua sin duda es la mejor opción, pero también podemos contemplar otras alternativas como las bebidas isotónicas, cualquier tipo de refresco o los zumos naturales. El calor puede hacer que nos baje la tensión así que las bebidas azucaradas tampoco están de más. Eso sí, evitaremos las bebidas alcohólicas, que lejos de hidratarnos pueden aumentar la pérdida de líquido. Y si no queremos cargar con la nevera, un truco para mantener las bebidas frescas: entiérralas en la arena cerca de la orilla. En la piscina te resultará más fácil buscar un lugar con sombra.

Fruta

¿Qué fruta escoger? El melón o la sandia son perfectos para los días de calor porque nos ayudarán a hidratarnos y nos aportarán los minerales y las vitaminas que necesitamos. Además hay muchas formas de prepararlas. En dados, en brochetas… o podemos preparar un gazpacho frió de melón, por ejemplo. Y si el melón o la sandia no son tus frutas favoritas no dudes en llevar albaricoques, melocotones o ciruelas. Cualquier fruta de temporada será una buena opción.

Ensaladas

Para que el calor se nos haga más llevadero conviene que los alimentos sean ligeros y los platos no muy copiosos, por eso las ensaladas son ideales para una jornada de sol. Podemos añadir cualquier vegetal y acompañarlos con pasta, arroz o pollo. Eso sí, mejor no condimentarla antes de salir de casa. Llévate en pequeños tarros las especias, el aceite o el vinagre. Se conservará mucho mejor y al paladar estará mucho más sabrosa.

Bocadillos

Si hablamos de comidas ligeras el bocadillo puede parece que no es lo más apropiado, pero no nos equivoquemos, todo dependerá de los ingredientes del mismo. Mejor si rellenamos el pan con alimentos poco grasientos, que no estén rebozados. Y para que el bocadillo o sándwich sea más jugoso evita las salsas, recurre mejor a las verduras, el tomate o el aceite de oliva.

Llénate de energía

Si lo tuyo no es estar vuelta y vuelta en la toalla y prefieres nadar, jugar a pala, o dar largos paseos en la orilla, también necesitarás llenarte de energía. Para ello no olvides unos frutos secos naturales o una barritas energéticas de cereales. Ocupan poco espacio y nos aportaran la energía que necesitamos.

¿Ya lo tienes todo preparado? ¡Vamos allá!