La historia se repite cada mañana: suena el despertador y… ¡otra vez vas con el tiempo justo! Tiras de café, zumo de ‘brick’ y bollería -en el mejor de los casos- mientras te lanzas escaleras abajo porque no tienes tiempo a esperar al ascensor (¡al menos haces algo de ejercicio! 🙂 ). Bromas aparte, con el ritmo acelerado que llevamos se está perdiendo el ritual del desayuno y esta “exageración” que planteamos cada vez es más habitual. Es hora de parar y recuperar el espíritu del ‘slow breakfast’; es decir, de los desayunos relajados y saludables.

Esta idea cobra aún más relevancia hoy, 13 de febrero, jornada en la que se celebra el Día Nacional del Desayuno (DND); una iniciativa de la Fundación Española de la Nutrición (FEN) para reivindicar la importancia que tiene la primera comida del día y repasar su situación en nuestro país.

Los expertos en alimentación aseguran que el desayuno es una ingesta importante del día, hay un refrán popular que dice “Desayuna como un rey…”, pero como ya te señalamos en el post claves saludables para complementar el menú escolar en el desayuno, es más importante la calidad de los alimentos que la cantidad.

No obstante, hay que tener en cuenta que el organismo lleva entre 8 y 10 horas “vacío”; sin recibir alimentos ni líquidos. Por lo tanto, si no desayunamos tampoco “reorganizamos” los procesos metabólicos alterados durante la noche, ni recargamos la energía (glucosa, hidratos de carbono, etc.) necesaria para el rendimiento físico e intelectual a lo largo de la mañana.

Lácteos, fruta y cereales

Es importante dedicar tiempo a prepararnos un desayuno saludable. Según la FEN, un desayuno completo debe aportar alrededor del 25% de las necesidades energéticas diarias e incluir, al menos, tres grupos de alimentos: lácteos, fruta y cereales.

En este sentido, solo el 25% de la población realiza un desayuno completo y casi el 40% no cumple con esta norma, según el estudio ANIBES sobre hábitos del desayuno. Y lo más preocupante: solo el 3% de los niños realiza un desayuno de calidad, según el último informe ALADINO.

El tiempo que dedicamos al desayuno también tiene su importancia. La duración media del desayuno es de unos 10 minutos en días laborables, y 12 minutos en fines de semana. Por su parte, la Academia Española de Nutrición y Dietética recomienda dedicar de 20 a 30 minutos, lo que mejora mucho la digestión.

Slow breakfast: ¡siéntate y disfruta del desayuno!

Olvídate de tomar de pie solo una taza de café o una infusión; ¡eso no es desayunar! Siéntate y saboréalo con calma. Esta es la máxima del “slow food”, movimiento que se centra en el disfrute de la comida casera con ingredientes de calidad y saludables, con productos de temporada y de productores locales; y cocinados con mimo (si puede ser al momento, mejor).

Si trasladamos esta filosofía al desayuno tenemos un amplio abanico de posibilidades: fruta, vegetales, legumbres, frutos secos, cereales integrales, huevos y lácteos son los básicos para crear ricos desayunos que no nos quitarán mucho tiempo.

¿Ideas? ¡Tostadas del mundo, venid a mí! Hay todo un universo de recetas: un buen pan de grano entero (avena, espelta, centeno, etc.) untado de hummus de tomate o aguacate y coronado con salmón o atún; o alguna hortaliza como pepino o rábano; también puedes optar por queso fresco, huevo cocido, etc. ¡Tú paladar tiene la última palabra!

Más propuestas: un bol de avena con frutas y chocolate; o un smoothie de frutos rojos con leche vegetal. Como norma general, hay que restringir algunos alimentos en el desayuno: azúcar, mermelada, mantequilla, etc.; aunque de vez en cuando podemos darnos algún capricho… ¿Qué tal una tostada de plátano caramelizado con yogurt?

Un truco… si dejas los ingredientes preparados la noche anterior arañarás algún minuto al despertador 😉 ¡Ah!, y para no caer en el aburrimiento prueba a variar las fórmulas: si hoy has desayunado fruta, mañana puedes preparar una macedonia. Si has tomado una tostada con aceite y tomate, prueba con unos bocaditos de espinacas, huevo y tomates.

Ya tienes muchas ideas… ¡ahora solo tienes que pasar por BM Supermercados para encontrar los ingredientes perfectos para tu desayuno ideal!