El calor del verano hace que nos deshidratemos y por ello tenemos que ingerir líquidos con mucha más frecuencia que el resto del año. Como suele decirse, no debemos esperar a tener sed para beber, así evitaremos deshidratarnos. Una de las mejores opciones en época veraniega es incluir en tu dieta zumos y licuados de frutas y verduras, de esta forma no solo nos hidrataremos sino que además estaremos aportando a nuestro organismo una cantidad importante de vitaminas y minerales que no conseguimos con otras bebidas como el agua o los refrescos.

Los zumos, o incluso los batidos, son ideales para el verano porque son fáciles de preparar y porque nos permiten introducir las verduras y las frutas de una manera diferente en nuestra dieta. Antioxidantes, carotenos, vitamina C, potasio… son solo algunas de las muchas propiedades que tienen los licuados.

El verano además es la estación perfecta para tomar zumos. Tenemos a nuestra disposición una gran cantidad de frutas de temporada que podremos encontrar en su momento óptimo de consumo y de madurez. No olvidemos que cuanto más madura esté la fruta mejor, puesto que más jugo tendremos para exprimir.

También podemos condimentarlos a nuestro gusto, pero ¡ojo!, la fruta ya contiene sus propios azúcares así que no debemos pasarnos edulcorándolos. Si hemos usado algún cítrico o alguna fruta más amarga podemos darle un toque dulce pero con cuidado. Mejor utilizar endulzantes naturales (azúcar moreno, stevia, melaza…) o bien añadir otros condimentos como canela, nuez moscada, vainilla o jengibre.

Los licuados naturales son perfectos para tomar fuera de las comidas, como tentempié. Un zumo puede ser nuestro almuerzo o nuestra merienda.

Frutas y verduras para zumos

El pepino, el apio, el melón o la sandía destacan por su gran cantidad de agua. Zumo de pepino y manzana, de melón y piña, de sandía y frutos rojos, de apio y pepino… las posibilidades son infinitas.

El tomate es uno de los antioxidantes naturales más potentes que existen, y aporta una gran cantidad de vitaminas A, B y E entre otras muchas. Lícualo simplemente con albahaca, una pizca de pimienta, aceite y sal. ¡Delicioso!

La zanahoria es rica en vitamina A y betacaroteno lo cual la hace perfecta para proteger nuestra piel del sol. Puedes combinarla con apio, un zumo ideal para depurar el organismo.

La vitamina C está presente en prácticamente todas las frutas pero destacan especialmente el kiwi, el pomelo o la naranja, frutas que puedes combinar con manzana, pera o melocotón.

Los zumos de arándanos rojos también son recomendables en esta época del año. Pueden ayudarnos a aliviar las molestias de las infecciones de orina muy típicas del verano.

No nos olvidemos del plátano, es la principal fuente de potasio. Lo podemos licuar con algún cítrico como naranja o limón, una forma de cambiar el tradicional zumo de la mañana.