Es probable que al hablar de frutas de verano lo primero que pensemos sea en la sandía o el melón, pero en esta época podemos encontrar otras frutas igual de refrescantes, deliciosas y llenas de nutrientes. Entre ellas destaca el melocotón, un fruto que puedes encontrar de mayo a septiembre en la frutería de BM Supermercados.

Hay variedades para todos los gustos (de hecho se cultivan más de dos mil en todo el mundo) y la mayoría se pueden clasificar en dos grandes grupos según su color: melocotón amarillo y melocotón rojo. También existen algunas variedades del melocotón con diferencias en el tipo de piel, como el paraguayo (aterciopelado), la nectarina y la platerina (ambas con la piel lisa).

Ya sólo su exquisito sabor y la atractiva textura de las distintas variedades son razones suficientes para incorporarlos a la dieta. Sin embargo, vamos a repasar algunos motivos para convertir el melocotón en nuestra fruta favorita este verano…

Perfecto para adelgazar

El melocotón tiene un alto porcentaje de agua (alrededor del 85%) y apenas contiene calorías (unas 40 kcal por cada 100 g.). Esto los hace también perfectos para los días de mucho calor, ya que aportan una gran hidratación al cuerpo.

Controla en nivel del azúcar

Aunque es una fruta bastante dulce el melocotón no contiene una gran cantidad de azúcar (unos 9 g. / 100 g.). Asimismo, su contenido en fibra (con un gran efecto saciante) contribuye a mejorar el tránsito intestinal y controlar la glucemia (nivel de azúcar en sangre), por lo que es recomendable para personas con diabetes.

Cuida el corazón

Tiene gran cantidad de vitaminas y minerales que previenen problemas cardiovasculares, como el beta-caroteno o provitamina A, con propiedades antioxidantes (sobre todo está en la piel, por lo que se recomienda comerlo sin pelar y previamente lavado), y el potasio, que ayuda a controlar la tensión arterial.

Piel y ojos más sanos

Además de vitamina A, destaca por su alto contenido en vitamina C y E, que ayudan a combatir la formación de radicales libres y favorecen el cuidado de la piel y los ojos. Dos melocotones (unos 300 g.) cubren entre el 25-50% de la necesidad diaria de vitamina A, C y E.

Muy útil en la cocina

El melocotón es un ingrediente muy práctico en la cocina, sobre todo en repostería. Se puede trocear y añadir a cualquier relleno de tartas o pasteles, se puede hacer mermelada y usarla como cobertura, o en su versión desecada (orejones), también sirve como elemento decorativo. También se pueden tomar licuado en zumo, en brochetas junto a otras frutas, en helado, etc.

¿Te atreves con un postre para los muy golosos: melocotones rellenos? ¿Mejor unos ricos melocotones asados?

Un truco para escoger los mejores melocotones; elige aquellos que tengan un aroma suave y afrutado, sin manchas oscuras y con la  piel firme; si están verdes es mejor conservarlos fuera de la nevera y nunca apilados unos sobre otros, ya que se estropean antes.