Las fresas pertenecen al grupo de frutos rojos o también denominados, frutos del bosque y se caracterizan por ser muy ricas en compuestos antioxidantes: flavonoides (polifenoles) y antocianos, que nos ayudan en la prevención cardio-vascular, en la lucha contra el envejecimiento, la prevención tumoral y nos ayudan a potenciar el sistema inmune.

Son principalmente bayas de la familia de las rosáceas y pertenecen a este grupo: frambuesas, arándanos, grosellas, cerezas, arándano rojo, madroño, fresas y moras.

La temporada óptima de recogida de las fresas es de diciembre hasta junio.

En el frigo y con tallo: el mejor modo de conservarlas

Para mantenerlas intactas mucho más tiempo lo mejor es guardarlas en el frigorífico (alejadas de la luz y fuentes de calor) y no quitarles el tallo hasta su consumo. A la hora de lavarlas hay que hacerlo bajo un chorro de agua fría; nunca hay ponerlas a remojo ya que pierden minerales y vitaminas.

En cuanto a la composición nutricional, por cada 100 grs. de fresas tan solo ingerimos 32 Kcal. Se componen en su mayor parte de agua (91,6%), aunque también encontramos proteínas (0,8 gr), hidratos de carbono (5,5 gr) y fibra (1,6 gr).

Además, las fresas destacan por su bajo contenido en grasas (0,4 gr) y colesterol (0%), y por su alta concentración de minerales: potasio (161 mg), calcio (22,4 mg) y magnesio (13,3 mg). También poseen vitaminas esenciales, como ácido fólico (615 µ), C (54,93 mg) y B-carotenos (18 µ).

Fresa, un aliado de tu cuerpo

Estos son algunos beneficios que el consumo de fresas aporta al organismo:

  1. Bajo aporte calórico y de azucares: ideal en dietas de pérdida de peso y para para diabéticos (controlando la cantidad).
  2. Protege la salud ocular y de las mucosas.
  3. Favorece la síntesis de melanina: impulsa el bronceado y protege la piel de la radiación solar, por eso su consumo es ideal ahora, justo antes de verano.
  4. Nos ayudan a combatir los radicales libres y la oxidación celular: nos protegen de los problemas cardio-vasculares, los tumores y el envejecimiento.
  5. La vitamina C nos ayuda en la absorción del hierro.
  6. El Ácido Fólico ayuda a las embarazadas a la protección del feto, evitando la aparición de enfermedades como la espina bífida.