Cuando hablamos de frutas de otoño tendemos a pensar en cítricos (naranja, mandarina, pomelo o limón), manzanas, peras, kiwis, uvas… En definitiva, las frutas típicas -o más conocidas- de esta época. Pero hay muchas más, y quizá no les estás sacando provecho, bien porque pasan desapercibidas o no te has animado a probarlas. Vamos a cambiar eso…

Además de las mencionadas, durante el otoño podemos encontrar frutas deliciosas, saludables y con muchas posibilidades. Una de ellas es el caqui o kaki, también conocido como persimón (cuando aún no ha madurado del todo) o palosanto (porque la temporada coincide con la festividad de Todos los Santos), una fruta tropical originaria de China y Japón que te sorprenderá.

Caqui, ese ‘tomate’ dulce y saludable

Que no te engañe su aspecto, aunque se parezca mucho a un tomate: color anaranjado o rojizo, y con unas pequeñas hojas en su parte superior, su textura es gelatinosa y su sabor muy dulce, así que es una buena opción para tomar como postre o tentempié.

El caqui aporta una gran cantidad de aminoácidos y vitaminas A y C, por lo que es excelente para aquellas personas con déficit de estos elementos. También son muy energéticos (unas 130 kcal. por 100 g.) así que resultan buenos para cargar energía en el desayuno o después de hacer ejercicio.

Del mismo modo, tiene una buena proporción de glucosa y sacarosa, así como un bajo contenido en sal y alto en potasio (unos 161 mg.). Además, aportan una buena cantidad de fibra (cerca de 20% de la CDR) que mejora el tránsito, y antioxidantes (licopeno, luteína, etc.) que reducen la oxidación celular.

¿Qué puedo hacer con un caqui?

El caqui se consume normalmente al natural. Eso sí, se debe comer muy maduro: cuando tenga un aspecto ‘pasado’ y con la piel semitransparente, es el momento ideal. Si aún está verde deja un sabor algo áspero o seco en la boca por su contenido en taninos.

Una vez maduro, el caqui se puede abrir por la mitad y comerlo directamente con cuchara. También puedes pelarlo e incorporarlo a una ensalada con otras frutas de temporada como la grandana, incluso hacer láminas para elaborar un delicioso carpaccio de caqui y jamón.

Otra forma de comer el caqui es desecado (en Japón se le llama Hoshigaki y es toda una tradición). Igualmente se puede elaborar multitud de platos: pasteles, flanes, cremas, mermeladas, batidos, galletas, panes…

En BM Supermercados encontrarás los caquis de la mejor calidad, y en su momento óptimo de maduración, con los que preparar deliciosos y saludables platos.