El gallo, también llamado ‘bruixa’ (Cataluña y Baleares), ‘ojito’ (Cantabria), ‘rapante de manchas’ (Galicia) o itsas-oilarra (País Vasco), es un pescado blanco cuya característica diferenciadora, respecto a los pescados azules, es su menor cantidad de grasa: tan solo tiene un 1,9% de grasa (por 100 gr. de producto).

El origen de los gallos de Supermercados BM son los puertos del Cantábrico. Se pueden adquirir en nuestras pescaderías durante todo el año, aunque la captura de este pescado alcanza su cenit en el mes de mayo. Así que es una buena ocasión para apostar por el producto fresco y local.

El gallo se caracteriza por tener los ojos en el lado izquierdo del cuerpo y una cola recta o ligeramente redondeada. Habita normalmente en aguas profundas -hasta 400 metros- y su alimentación es a base de crustáceos y cefalópodos. También destaca la ausencia de color de la carne, casi translucida, por eso en algunos lugares se le conoce con el apodo de ‘rodaballo de cristal’.

Si repasamos su composición nutricional destaca el alto porcentaje de agua (82%) y su bajo contenido en grasas. Como indicábamos al comienzo, el gallo no llega a un 2% de grasa por cada 100 gr. de producto, de las cuales 0,33 gr son saturadas; 0,39 gr monoinsaturadas; y 0,61 gr polinsaturadas.

El gallo también tiene un buen porcentaje de proteínas: el 16%, siendo estas de excelente valor biológico y muy ricas en aminoácidos esenciales que nuestro organismo no sabe sintetizar, entre ellos la lisina.

En cuanto a las vitaminas, destaca la presencia de las del grupo B: vitamina B6 (0,38 mg), similar a otros pescados; vitamina B9 o Ácido fólico (11,2µg), muy importante para proteger el tubo neural del feto; o vitamina B12 (1,10 µg), que únicamente está presente en los alimentos de origen animal.

También resalta la gran cantidad de minerales presentes en el gallo. Los más importantes son:

Yodo (16µg): fundamental para el buen funcionamiento tiroideo y metabólico.

Potasio (250 mgr): regula la actividad neuro-muscular.

Magnesio 42,1 mgr): ayuda al buen funcionamiento intestinal, de nervios y músculos.

Fósforo (260 mgr): mineral esencial para los huesos y dientes.

Sodio (150 mgr): ayuda al equilibrio hídrico entre las membranas celulares (al igual que el potasio).

Gallo: hay que tenerlo en cuenta…

Si vamos a llevar una dieta para perder peso.

Si padecemos diabetes o colesterol elevado.

Si tenemos problemas digestivos.

Si tenemos niños pequeños y adolescentes: es un pescado con un alto valor proteico perfecto para ayudar al crecimiento.