¿Ya estás pensando en la mesa de Navidad, no? ¡Nosotros también! Y seguro que te asaltan las típicas dudas de qué alimentos o platos poner esos días tan especiales: ¿Pongo lo de siempre? ¿Me arriesgo a probar algo novedoso? ¿Tiro la toalla y cedo los fogones a mi madre?

Pues bien, ante todo tranquilidad. Aunque desde Elige Cuidarte apostamos por probar nuevos alimentos -siempre desde la perspectiva saludable- no debemos olvidar que hay platos típicos de estas fechas que siempre son un acierto. Además, pueden ser supersanos si les las un toque original en el cocinado o añades una guarnición diferente.

Entre los platos o ingredientes principales “de toda la vida” están las carnes de ave, como el pavo, la pularda o el capón. Y alguno se preguntará ¿no es lo mismo? Pues no, y además sus diferencias son notables, sobre todo en el aspecto gustativo, así que conviene conocerlos mejor para elegir uno u otro.

“Ave que no vuela…

A buen seguro que entre los platos que pasan esos días por tu mesa -con permiso de corderos, cochinillos, mariscos y otras viandas- alguna vez ha ‘sobrevolado’ una de estas aves. Y es que son platos con una gran tradición en nuestra cultura gastronómica y son muy recurrentes en épocas navideñas (aunque el pavo lo es más en la cultura anglosajona).

El pavo, pularda y capón son carnes blancas de calidad que puedes encontrar en la carnicería de BM Supermercados a comienzos de diciembre. Se alimentan durante meses para estar en su punto óptimo en esta época; cuanto más tiempo, tendrá más grasa y menos agua.

El pavo es de origen azteca (le llaman también ‘gallo de las Indias’). Es un ave grande que tiene una carne suave y magra (bajo porcentaje de grasa). Es rica en proteínas y minerales (zinc, selenio, potasio, fósforo), y tiene un bajo aporte calórico y de colesterol.

La pularda es una gallina joven (unos 6 meses) con una carne muy tierna, jugosa y rica en grasa. Su nombre procede del francés poularde, que se refiere a la forma en la que se cría: reducir su capacidad ponedora para fomentar el engorde.

El capón es un pollo seleccionado entre los machos más grandes. Al igual que a la pularda se modifica su capacidad reproductora para agrandarlos y puede alcanzar hasta 4 kg. durante los -al menos- 6 meses en los que se engorda. Su alimentación consiste en cereales, legumbres y castañas, lo que aporta a la carne un toque aromático.

…a la cazuela”

La forma más habitual y sencilla de cocinarlas es introducirlas enteras al horno, aunque tampoco le va mal la sartén o la plancha. En este caso es mejor abrir la pieza o despiezarla, para que se haga mejor.

Entre las guarniciones clásicas no faltan las patatas, purés o los frutos secos. También se suelen rellenar para que la carne sea más jugosa. Para ello, hay que deshuesar las piezas por completo (excepto los muslos) y rellenarla con la propia carne de ave –incluso mezclada con o cerdo o ternera- y todo tipo de frutos secos, verduras, especias, frutas, etc. También se suele aromatizar con algún vino de jerez u oporto.

¿Por qué no pruebas a hacer unas ricas Tiras de pavo al vapor con vinagreta de verduras? También puedes lanzarte a cocinar una pularda rellena de ciruelas y piñones. Para el capón, te sugerimos hacerlo asado con peras y puré de patata.

Pásate por la carnicería de BM Supermercados y encontrarás los mejores pavos, pulardas o capones para disfrutar estas navidades.