El salmonete es un pescado muy valorado en nuestra gastronomía por su interesante sabor y textura. Además, imprime a los platos un carácter incuestionable gracias a su llamativo color rosado o salmón (de ahí su nombre) a sus propiedades nutritivas, lo que le convierten en un plato muy a tener en cuenta en cualquier celebración –y, ¿por qué no? también para algún capricho del día a día-. ¡Así que aprovecha el otoño que es la época estrella del salmonete!

Salmonete: ¿blanco o azul?

Este preciado pescado azul suele medir de 10 a 40 cm. y rondar los 500 g. (hasta 1 kg.). Se encuentra con facilidad en el Atlántico y el Mediterráneo, siendo los ejemplares capturados en este último los más cotizados.

Existen dos especies: de fango (Mullus barbatus), que se alimenta en fondos arenosos; y de roca (Mullus surmuletus), que busca sustento entre las rocas, ambos a unos 120 metros de profundidad. Para ello, poseen dos barbillones táctiles bajo la cabeza con los que buscan su alimento (crustáceos, pequeños peces o gusanos), lo que determina su sabor.

Una de las dudas que genera el salmonete es si nos encontramos ante un pescado azul o un pescado blanco. En realidad, depende de su porcentaje de grasa, que varía a lo largo del año. Por lo tanto, al tratarse de un pescado semigraso, hay una época en la que el salmonete se considera más bien azul y en otra en la que se encuadra dentro del pescado blanco.

Como norma general, se suele considerar blanco ya que tiene un contenido bajo en grasas: 4 g. por cada 100 g. y apenas 89 kcal. Hay que recordar que el pescado azul tiene entre el 5% y el 15% de materia grasa, y el blanco entre el 1% al 3%.

Fuente de Omega-3

El salmonete aporta un elevado contenido en proteínas de alto valor biológico, vitaminas y minerales. Destaca su alto contenido en ácidos grasos omega 3, y vitaminas del grupo B (B1, B2 y B3). Entre los minerales, hay que señalar su notable contenido en yodo, hierro, fósforo, potasio y magnesio. Además, su aporte calórico es muy bajo (unas 90 Kcal./100 g.) lo que lo convierten en un pescado ideal para llevar una dieta saludable.

Entre los beneficios asociados al salmonete podemos subrayar:

Efecto antiinflamatorio y cardiosaludable (Omega-3).

Favorece el sistema inmunológico, muscular y nervioso (B1, magnesio, potasio).

Potencia la actividad mental y la memoria (B1).

Fortalece huesos y dientes (fósforo).

Cuida piel y mucosas (B2).

Previene la anemia (hierro).

¡Pon un salmonete en tu cocina!

Vamos a entrar en harina: ¿Cuál es la mejor manera de cocinar el salmonete? Esto dependerá en gran parte de su tamaño: si es mediado o grande (de 500 g. a 1 kg.) -suelen ser los de roca- lo mejor es el al horno. También le va bien la plancha si está despiezado y se han sacado los lomos.

Por su parte, a los ejemplares pequeños (suelen ser los de fango) les va bien una fritura en su propio jugo ojo a este truco para que no se pegue!), sin pasarse para no secarlo. Para darles un toque se puede bañar en vino blanco o usar especias, como romero o tomillo.

¿Qué te parece este plato con un marcado carácter otoñal? Salmonete con calabaza y setas. Puedes incorporar otras verduras de temporada, o incluso incorporar frutos secos, para crear un plato de diez.

En las pescaderías de BM supermercados estarán encantados de asesorarte para que te lleves siempre la mejor pieza. ¡Pescados frescos y de las mejores lonjas!