Si podemos escoger un producto de temporada para mantenernos hidratados en verano mejor que mejor. ¿Qué tal la sandía para conseguirlo? Es una fruta excelente para aliviar la sed, ya que nos proporciona vitaminas, minerales y antioxidantes y, además, ¡tiene pocas calorías! (en torno a 30 kcal por cada 100 g).

Aunque la sandía es una fruta originaria del sur de África, en la actualidad tenemos la suerte de que se haya extendido por todo el mundo y que en España podamos encontrar ejemplares de gran calidad. Su aroma, su sabor refrescante y dulce y su rica pulpa la convierten en una de las mejores opciones para esta estación, su consumo se puede extender entre los meses de mayo y septiembre.

Principales beneficios

Hidratación. ¿Sabías que la sandía está compuesta en más del 90% por agua? Es decir, esta fruta nos viene genial para cumplir eso de beber al menos dos litros de agua al día para mantenernos hidratados. El resto de componentes son carbohidratos, proteínas y un porcentaje muy bajo de grasas.

Es antioxidante, por lo que ayuda a cuidar los tejidos. De hecho tiene licopeno, un pigmento antioxidante que es el que le da su llamativo color rojo. Según varios estudios, este componente otorga beneficios cardiovasculares y tiene propiedades antiinflamatorias.

Es una de las frutas más diuréticas que existen, lo cual nos ayudará a depurar nuestro organismo y evitar la temida retención de líquidos.

Es rica en vitaminas A, B y C, lo que resulta perfecto por ejemplo para luchar contra las enfermedades relacionadas con la vista.

Contiene potasio, que ayuda a equilibrar la tensión arterial.

¿Mucho azúcar? Tiene alrededor de un 6% de azúcares, menos que otras frutas.

Cómo tomarla

Cortar esta fruta en simples rodajas y comerla fresquita ya resulta delicioso. Sin embargo, hay otras maneras de presentarla como en ensalada con pepino y queso, como sorbete, como sopa fría o en zumo.

¿Tiendes a desechar las semillas de la sandía? Pues seguramente te sorprenderá saber que también pueden ser beneficiosas para la salud, ya que son muy energéticas, antioxidantes y diuréticas. Sin embargo, para consumirlas es mejor hervirlas o molerlas.

Y por último, otro elemento que también solemos infravalorar y desaprovechar es la cáscara de sandía. ¡Otro error! La cascara contiene gran cantidad de vitaminas, además es buena para la piel y el sistema inmune. Prueba a saltearla con vegetales o servirla en tiras finas en una ensalada.

¿A que tienes ganas de saborear una jugosa sandía? Las más deliciosas las tenemos en la frutería de BM Supermercados.