Las cerezas son el fruto del cerezo y pertenecen a la familia de las frutas rosáceas. Aunque no se conoce con exactitud su origen, parece que proceden de los alrededores del Mar Caspio y del Mar Negro, y llegaron a Europa con las migraciones humanas.

A diferencia de otras frutas las cerezas no maduran una vez se retiran del árbol por lo que no deben recolectarse antes de tiempo; tienen que recogerse en el momento exacto, que es desde finales de mayo hasta últimos de junio.

Este es precisamente el punto en el que encontrarás las Cerezas SELECTA en BM Supermercados. Hay varios tipos de cerezas y, con el fin de mantener su sabor y propiedades, apostamos por aquellas cuyas zonas de producción están próximas a nuestras plataformas de distribución.

Composición nutricional

Las cerezas son muy apreciadas por su dulce sabor y porque son muy eficaces a la hora de combatir el calor y mantenerse hidratado en verano (se componen en un 84% de agua). Además, no contienen grasas (ni colesterol) y su aporte calórico es muy bajo: unas 62 kcal por 100 gr., por lo que son muy recomendables para incluir en dietas de adelgazamiento.

Solo contienen un 14% de hidratos de carbono, aproximadamente, y son azúcares simples de rápida asimilación.

Las cerezas también son ricas en vitaminas C, B-carotenos o provitamina A y ácido fólico. Las cerezas, además, poseen gran cantidad de minerales, especialmente potasio, y son una buena fuente de fibra vegetal (1,3 gr.).

Beneficios del consumo de cerezas

Regulan el ritmo cardiaco y los ciclos del sueño gracias a que contienen melatonina.

Nos protege de los rayos UV al tener gran cantidad de B-carotenos o provitamina A, que es el sustrato para la síntesis de melanina.

Son ricas en ácido salicílico así que están indicadas para personas con afecciones reumáticas.

Ayudan al tránsito intestinal por su gran riqueza en fibra, su efecto saciante y depurativo.

Ejercen un papel de protector cardio-vascular y antienvejecimiento ya que son ricas en productos bioactivos. En concreto, antocianinas que se encuentran en la porción carnosa de la cereza, que son antioxidantes y nos protegen contra los radicales libres.

Realizan una actividad antitumoral al poseer productos bioactivos monoterpenos.