Con la llegada del buen tiempo empezamos a despojarnos de abrigos y chaquetas para mostrar partes del cuerpo que han permanecido escondidas y -quizás- poco cuidadas durante el invierno. Hay que preparar la piel  para que luzca perfecta esta primavera.

Te ofrecemos algunas rutinas diarias para conseguir una piel luminosa y lista para recibir los rayos de la primavera. ¡Mímate con el cambio estacional!

Azúcar, un dulce exfoliador

Durante el invierno la dermis está más seca y exfoliarla ayuda a eliminar las células muertas y la prepara para el sol.  ¿Qué mejor manera de hacerlo que con un exfoliante natural?

Te proponemos hacerlo con un ingrediente que te sorprenderá: el azúcar. Este producto –que en exceso no es muy saludable- será la base para elaborar un perfecto exfoliante casero para cuidar tu piel. Mezcla 7 cucharadas de azúcar y 5 cucharadas de aceite de oliva y aplícalo por el rostro y cuerpo con masajes circulares (para retirarlo usa agua templada).

También puedes mezclar azúcar con plátano –una fruta rica en potasio que nutre y suaviza la piel- para fabricar otro original exfoliador. Para ello machaca el plátano y mézclalo con 4 cucharadas de azúcar. Aplícala como la anterior.

Y para el rostro: ¡una mascarilla casera!

La cara es una de las partes del cuerpo que más sufre debido a su exposición permanente. En este caso, una mascarilla casera es una buena aliada ya que no contiene productos químicos, son económicas y sencillas de preparar. Te sugerimos…

  • Mascarilla de yogurt y miel: El yogur es un clásico entre las mascarillas caseras, ya que exfolia, hidrata y ayuda a eliminar los temidos granitos. Por su parte, la miel suaviza e hidrata. Para prepararla mezcla 2 cucharaditas de yogurt natural con 2 cucharaditas de miel y cubre tu rostro -¡evita el contorno de ojos!- dejándola actuar unos 20 minutos. Retírala con agua tibia.
  • Mascarilla de pepino y limón: El pepino está en el top ten de productos del cuidado y belleza naturales… Hidrata, elimina impurezas, disminuye ojeras y ayuda a la producción del colágeno. A su vez, el limón posee una potente acción limpiadora. Para prepara esta mascarilla basta con exprimir medio limón y añadir su zumo a unas rodajas de pepino. Bate la mezcla, extiéndela por el rostro y déjala actuar durante unos 15 minutos.
  • Mascarilla de levadura de cerveza y clara de huevo: La levadura tiene poder détox y la clara de huevo aporta firmeza y reduce el exceso de grasa. Para prepararla bastará con mezclar la clara de un huevo con una cucharada de levadura de cerveza y dejarla reposar durante 15 minutos antes de aplicar.

Máxima hidratación

Y como broche final, después del baño o ducha conviene hidratar generosamente todo el cuerpo, sin dejar de lado a los eternos olvidados como los codos, talones y rodillas.

También es importante vigilar las manchas que pueden aparecer con la radiación solar. Para evitarlo es esencial utilizar protección solar con alto factor de protección.