Frío, lluvia, nieve, viento… el invierno es la época en la que menos apetece hacer ejercicio al aire libre. Te proponemos unos cuantos ejercicios ‘caseros’ para esos desapacibles días invernales en los que da pereza incluso salir a por el pan.

Te acuestas con gran decisión para salir ‘tempranito’ al día siguiente para hacer ejercicio, pero cuando amanece te encuentras un panorama desolador: frío, lluvia, viento… ¡un ‘día de sofá y mantita’, vaya! Seguro que esta situación te es familiar ¡pero no tengas remordimientos porque todos hemos vivido!

Sin duda una buena opción para evitar las inclemencias meteorológicas a la hora de hacer ejercicio es acudir a un gimnasio, que además, tiene la ventaja de disponer de todo tipo de máquinas y accesorios para entrenar. No obstante, la falta de tiempo y el coste pueden llegar a ser un inconveniente, y por qué negarlo: la pereza de acudir a diario si no lo tienes cerca.

Como alternativa te proponemos unos cuantos ejercicios caseros para esos desapacibles días invernales en los que da pereza incluso salir a por el pan. Pero no te lleves a engaño, también requiere una gran disciplina, porque es complicado zafarse del ‘abrazo’ del sillón y la tele.

Una rutina de ejercicios adecuada, alternada con la práctica de deportes al aire libre, como correr o bicicleta, es suficiente para conseguir los mismos beneficios para la salud que el trabajo en un gimnasio. De hecho, está demostrado que 20 minutos al día de ejercicio son suficientes para mejorar la calidad de vida (lo ideal: de 60 a 90 minutos).

Además, puedes hacer estos ejercicios en cualquier lugar e incluso para hacerlos más llevaderos y entretenidos se puede escuchar música… Está bien, también puedes ojear la televisión o tu serie favorita mientras los haces, ¡pero no te distraigas! 😉

Estos son 7 ejercicios para tonificar los músculos y perder peso que puedes practicar en casa:

Subir-bajar escaleras

Si vives en un piso alto y quieres hacer ejercicio estás de enhorabuena. Olvídate del ascensor y utiliza a diario las escaleras. También puedes usarla para tonificar la musculatura de las piernas (gemelos, glúteos y cuádriceps), a la vez que quemas grasa sin salir de casa: sube y baja 2 veces el equivalente a un 5 piso. Más adelante puedes probar a subir de dos en dos los escalones.

Saltar

Es un gran ejercicio cardiovascular en el que también fortaleces las piernas. Puedes hacer tres series de 30 segundos dando pequeños saltos laterales; hacia adelante y hacia atrás; o en vertical. Otro buen ejercicio es la zancada con salto: con una pierna adelantada y flexionada y la otra detrás también levemente flexionada, salta alternando la posición de las piernas.

Sentadillas

Se trata de un ejercicio específicamente pensado para las piernas y nalgas. Imagina que te sientas en una silla invisible (¡ojo no te caigas!) y vuelves a ponerte de pie (también puedes sentarte y levantarte en un silla real). Con 4 series de 15 repeticiones es suficiente.

Abdominales

Es el mejor ejercicio para fortaleces los músculos abdominales. Tumbado, con las rodillas flexionadas y las manos detrás de la cabeza, flexiona el cuerpo hacia las rodillas todo lo que puedas. Empieza con tres series de 10 repeticiones y aumenta las series según vayas adquiriendo resistencia.

Flexiones de brazo

Con este ejercicio fortalecerás pectorales, abdominales y tríceps. Ponte boca abajo con los pies juntos y las manos apoyadas en el suelo separadas por la distancia de los hombros. Levántate utilizando los brazos y sin doblar las rodillas. Tres series de 10 flexiones es un buen ejercicio, aunque dependerá de la fortaleza de tus brazos. Para hacerlo más fácil al principio puedes apoyarte en las rodillas en lugar de mantener las piernas rectas.

Levantamiento de peso

Si tienes un par de cartones de leche o botellas de agua, etc. en casa puedes usarlos para hacer levantamiento de peso. Para fortalecer bíceps pega el brazo al cuerpo y levántalo doblando el codo hasta casi tocar el pecho. Para los tríceps, levanta el brazo por encima de la cabeza y lleva el peso por detrás de la cabeza doblando el codo (con la otra mano puedes sujetar el codo del brazo que llevas el peso para evitar que se mueva).

¡Bailar!

Es un fantástico ejercicio cardiovascular que, además, aporta un gran bienestar psicológico. Muévete al ritmo de tu música favorita unos 30 minutos al día y quemarás unas 250 calorías, dependiendo de la intensidad que le pongas.