Aunque pueda parecer contraproducente, el impacto que reciben los huesos al correr hace que estos se fortalezcan lo que le convierten al running en un factor para prevenir la aparición de la osteoporosis. Esta es la principal conclusión de un estudio llevado a cabo en Noruega por expertos en medicina deportiva, que ha comparado la densidad ósea de una veintena de runners (mediofondistas de carreras de hasta 3.000 metros) y ciclistas de élite.

Para llegar a este resultado, los investigadores analizaron una muestra compuesta por hombres y mujeres de unos 25 años que competían desde los 16 a 18 años, con un Índice de Masa Corporal (IMC) de entre 20 y 21, y con un extenso historial de carreras y horas de entrenamiento al año.

En esta última variable, los ciclistas eran más activos: unas 900 horas/año frente a las 500 de los runners. Del mismo modo, los deportistas sobre dos ruedas también realizaron más horas de entrenamiento de fuerza, ya que runners únicamente acudían al gimnasio ante la proximidad de una carrera.

Con estos datos sobre la mesa, lo habitual era deducir que los ciclistas gozarían de una mejor estructura ósea. Pero tras medir la densidad ósea global, la cabeza del fémur y la región lumbar de los participantes los investigadores descubrieron que el 52% de los ciclistas mostraban un nivel bajo de calcio por cm2. Esto ha llevado a concluir que correr en carreras de resistencia puede prevenir mejor la osteoporosis frente a deportes como el ciclismo.

Impacto de la pisada: buena para los huesos (no tanto para las articulaciones)

Según los expertos, la clave está en los impactos que reciben los huesos al hacer running frente a la ‘relajación’ que llevan en deportes como el ciclismo o la natación. Y es que el ‘golpe’ hace que el hueso se refuerce en las zonas más vulnerables gracias a un mecanismo natural denominado aposición de calcio.

Aunque este estudio puede indicar otra cosa, no hay que olvidar que los deportes de impacto como el running pueden causar lesiones, sobre todo en articulaciones como la rodilla. En este sentido, hay que cuidar mucho la técnica de carrera y realizar un entrenamiento de fuerza regular evitar lesiones.