¿Te has propuesto mejorar tu forma física corriendo? ¿Quieres aprovechar las horas de luz para salir del gimnasio y hacer running por el exterior? Perfecto, es un propósito perfecto que tu salud agradecerá. Y aunque puede que ya estés equipado con las zapatillas idóneas y te hayas descargado una aplicación que te controla los tiempos y te propone retos, ahora te falta responder a una pregunta clave. ¿Qué momento del día es el mejor para ponerse en marcha?

La mejor hora para correr depende de varios factores, aunque lo ideal es que te adaptes a las necesidades del horario de tu día a día.

Ventajas de correr durante el día

Durante el día tienes gran variedad de franjas horarias para elegir. Si eres madrugador, la primera hora de la mañana te vendrá de lujo para liberar endorfinas y activarte antes de ir al trabajo.

Si quieres correr al mediodía, te encontrarás los menores niveles de contaminación y de polen en el aire.

Si optas por correr tras la jornada laboral, verás que es una perfecta válvula de escape y desconexión tras el trabajo.

Puedes sacar tu espíritu aventurero: adentrarte por zonas desconocidas para ti, por parques que por la noche descartarías por su oscuridad…

Permite que pasen suficientes horas antes de irte a dormir para que tu cuerpo se relaje plenamente tras el ejercicio físico.

Consejos para correr durante el día

Si eres mañanero, ten en cuenta que a primera hora la temperatura corporal está en su punto más bajo y, el cuerpo lleva horas inactivo y los músculos están menos flexibles. Calienta a conciencia para activar el organismo y evitar lesiones.

Especialmente con calor, elige ropa con gran transpiración y evita colores oscuros. Muchos corredores se equipan además con gorro y polos con protección UV.

Sal a correr siempre perfectamente hidratado, más con calor. Rendirás mejor y disfrutarás de cada metro.

Llévate una botella de agua para beber durante el recorrido si vas a correr más de 30 minutos, o al menos márcate una parada técnica en un punto del circuito donde haya una fuente.

Si quieres sacar el máximo rendimiento, los expertos consideran que entre las 17 y las 19 horas es cuando el organismo es más eficiente.

Ventajas de correr durante la noche

En épocas calurosas, es el refugio perfecto para el running. Las temperaturas son más suaves, nos ahorramos estar expuestos a la radiación solar y más de un sofocón.

Según algunos expertos, la potencia muscular y la capacidad pulmonar son mayores porque el organismo ha podido calentar durante todo el día.

Si eliges la hora adecuada, habrá menos gente por la calle o en tu parque favorito. ¡Así disfrutarás mucho más de la carrera!

Veremos la otra cara de nuestra ciudad. Con la iluminación nocturna, algunas ciudades muestran un brillo muy especial.

Consejos para correr durante la noche

Procura salir a correr antes de cenar para evitar sufrir calambres o dolores de estómago después de una comida fuerte.

Intenta planificar el recorrido con antelación. Evita zonas con poca iluminación o mucha irregularidad en el suelo. Podemos sufrir algún traspié por no ver los obstáculos del recorrido.

Lleva ropa colorida o con elementos reflectantes o incluso una luz portátil pequeña, especialmente si en tu circuito cruzas calles con circulación de coches o compartes camino con ciclistas o patinadores.

El cuerpo necesita unas 3 horas para relajarse plenamente tras un ejercicio moderado o intenso por la adrenalina que se genera. Siempre que sea posible, intenta dejar unas horas de reposo y tranquilidad antes de irte a la cama para un reposo completo.