Una vez que tu bebé ha aceptado bien el puré de verduras se puede empezar a añadir proteína (pollo, pavo, ternera y pescado). Su aparato digestivo ya está preparado para digerir bien la proteína, aunque no hay que excederse: hasta que cumpla el año será suficiente con unos 50 g. de carne o pescado.

Cuando haya aceptado bien el pollo y pavo, podrás ofrecerle ternera, ¡mejor si eliges la parte más jugosa! Después podrás añadirle conejo y, por último cordero (hacia los 12 meses), ya que su carne es más grasa y, por lo tanto, más difícil de digerir.

Para el pescado habrá que esperar un poco más, ya que es más alergénico. Cuando tenga unos 9 meses podrás comenzar con el pescado blanco, ya que es menos graso y más digerible que el azul. El pescado es un alimento de alto valor nutritivo.

Qué aportan a tu bebé

Estos alimentos proporcionan proteínas, hierro, vitamina B y ácido fólico. Además, le dará una buena dosis de energía y evitará que tenga problemas de anemia.

La carne de pollo es digestiva y contiene muchas proteínas. Del mismo modo, es baja en grasa y colesterol. En cuanto a la ternera, también es una buena fuente de proteínas y de ácidos grasos monoinsaturados o poliinsaturados (50%).

En cuanto al pescado, aporta muchos nutrientes esenciales para el organismo. El gallo destaca por su contenido en vitaminas del grupo B, ácido fólico, proteínas y minerales. Del mismo modo, la merluza es un pescado digestivo de excelente sabor y textura suave sin apenas grasa.

Cómo introducirlos en el puré

Lo ideal es incorporar y hervir la carne a la vez que las verduras para después triturarlo todo junto hasta que quede un puré fino. En el caso del pescado, es conveniente echarlo a cocer un poco más tarde para evitar que se cueza en exceso.

Preparar un puré de verduras con carne o pescado

Pelar, lavar y trocear las verduras.

Poner las verduras y la carne (en el caso del pescado se añadirá más tarde) en una cazuela y cubrirlas con agua para cocer.

Una vez cocido todo y cuando la carne o pescado estén blandos, hay que triturar hasta conseguir una textura fina (se añadirá más o menos para lograrlo). También puedes usar la olla exprés, en este caso debes introducir todos los ingredientes a la vez.

Echar por encima un chorrito de aceite de oliva virgen extra.