Los cumpleaños infantiles suelen estar repletos de productos azucarados, como chuches o cupcakes, y toneladas de aperitivos salados, entre ellos las “imprescindibles” patatas fritas de bolsa. Pero, ¿de verdad no hay una alternativa sana a estos productos?

Los nutricionistas recomiendan alimentos nutritivos y energéticos, y sobre toso controlar la ingesta de azúcar y grasas. ¿Por qué no introducir frutas frescas en los cumpleaños de los peques a modo de sanas chuces? Algunas son muy dulces y refrescantes y combinan bien con un ambiente festivo. Y si son de temporada, ¡mejor que mejor!

Las opciones son variadas, y van desde brochetas de frutas, smoothies, batidos, tartas de frutas, helados… Eso sí, para que les entren por los ojos es importante que tengan formas divertidas y colorido. ¡Toma nota de algunas ideas!

Brochetas de frutas. Son muy sencillas de hacer. Puedes utilizar un cortador de galletas para darle formas divertidas: estrellas, corazones, ositos… ¡Quien puede resistirse a un tierno osito! Intercala diferentes frutas: kiwi y gajos de mandarina; uvas y naranjas; plátano y manzana; cautivarás a los niños con la combinación de colores, sabores y texturas. Además de sanas, ¡estarán riquísimas!

Collar de frutas. Sí, ¡como lo oyes! Es una idea súper original. Serán ellos mismos los que creen su propio collar. Se divertirán de lo lindo enhebrando trozos de fruta. Tendrán que hacer agujeros a los trozos de fruta o a la fruta entera para después ir atravesando con hilo de algodón la fruta hasta crear un collar de lo más vistoso. ¿Te gusta la idea? Una opción muy rica y con pocas calorías. Además, es saciante y contiene fibra y vitaminas. Lo recomendable es mezclar una taza de leche o un yogurt con media taza de fruta variada, por ejemplo plátano y manzana; pera, manzana y uvas; pomelo, kiwi y plátano. ¡Para gustos, los colores!

Gelatina con frutas. Puedes elaborar una gelatina de limón, fresa o naranja e incorporar trocitos de fruta. ¡Tendrá una buena dosis de vitaminas! Su preparación es muy sencilla: pela y corta la fruta en trozos pequeños. Por otro lado, echa un sobre de gelatina sobre 250 ml. de agua hirviendo, remueve hasta que se disuelva bien y añade un vaso de agua fría a la mezcla. A continuación, incorpora la fruta a la gelatina y viértelo en un cuenco. Reserva en la nevera unas 6 o 7 horas y ¡voilà!

Polos de fruta. Los helados les encantan, por eso es una opción muy saludable cuando los haces con fruta de temporada. Para ello, corta rodajas finas de fruta y añádeles zumo natural de piña, manzana, kiwi, uva, Necesitarás unos moldes para meterlos en el congelador y cuando pasen unas horas ya estarán listos.

Tarta de frutas. Además de ser un postre delicioso, es una oportunidad para que los niños coman fruta. Para su elaboración se puede utilizar una base de masa quebrada, una suave crema (con poco azúcar) y una cobertura de jugosos trozos de fruta fresca de temporada: mandarina, naranja, kiwi, kaki, uvas, manzanas, pera… ¡No se podrán resistir ante la tarta llena de color!

¿Tarta? Sí, pero más sana…

Es una opción interesante, porque no deja de ser una tarta, pero más saludable que las que incluyen chocolate, cookies, chuches, etc. Nos referimos a preparar una deliciosa tarta de frutas, que además puede ser un divertido entretenimiento en la cocina para compartir con tus peques.

Su preparación es muy sencilla: pon la masa en un molde para tarta -forrado previamente con papel de hornear-. Una vez cubierto el fondo y los laterales, hay que pinchar con un tenedor la masa para evitar que se hagan burbujas al hornearla. A continuación, precalienta el horno a 180ºC e introduce el molde unos 20 minutos. Después, hay que retirar y dejar enfriar.

Para la elaborar la crema: bate 3 yemas de huevo con harina de maíz y 140 ml de leche. Por otro lado,  ponemos en un cazo 350 ml de leche con 60 gr. azúcar y una cáscara de limón. Llévalo a ebullición y añade la mezcla de yemas. Mover hasta que espese.

Por último, vertemos la crema sobre la masa quebrada y cubrimos la superficie con frutas. Para que no se oxide la fruta, se recomienda preparar una gelatina para echar por encima.

¡Llena de colorido la merienda de cumpleaños de vuestros pequeños con fruta fresca! La opción más saludable y divertida para celebrar su fiesta.