¡Seguimos con la campaña Elige Cuidarte Kids! En el anterior post comentamos algunos trucos para que los frescos sean una parte importante del menú de nuestros peques (y del nuestro también, por supuesto). Pues bien, ahora nos centraremos un poco más en una acción fundamental para llevar una alimentación saludable: la planificación de la compra.

Si compras sano, comes sano. Este debe ser nuestro mantra a la hora de hacer la compra. Para ello, conviene dedicar un tiempo a elaborar una lista de la compra, ya que la improvisación nos puede llevar a llenar el carro con productos poco saludables (aproximadamente el 50% de las decisiones de compra se toman en el pasillo del supermercado).

La idea es priorizar los alimentos frescos y de temporada para lograr llevar un menú semanal equilibrado: frutas, verduras, legumbres, carne y pescado deben ir los primeros en la lista.

También hay que reservar un espacio para frutos secos, tubérculos, condimentos, cereales integrales y aceite de oliva virgen extra. De manera opcional o más moderada, se deben incluir huevos, lácteos, mariscos, semillas, infusiones o congelados.

Smartbuy: pasos para una compra sana e inteligente

Querer: hay que tener ilusión y constancia para alcanzar los objetivos que nos proponemos. Pregúntate si realmente quieres comprar de forma saludable o si será una obligación.

Motivación: Hay que identificar los beneficios que se obtienen con una compra saludable: ¿qué quieres lograr? Y recuérdalos cada vez que vayas a hacer la compra.

Planificar: si estableces los platos que vas a preparar durante la semana es más sencillo elaborar la lista de ingredientes que necesitas (evita comprar primero el alimento y pensar después la receta).

Revisar la despensa: puede que no te haga falta comprar algún ingrediente y todavía lo tengas de la última compra. Comprar sólo más cantidad de aquellos alimentos que consumas a menudo y tengan una fecha de caducidad amplia (aunque también puedes congelar frescos sin que pierdan muchas propiedades).

Compra de forma responsable: introduce en el carro sólo los alimentos de la lista. Un truco para evitar una compra impulsiva: vete con el estómago lleno (después de desayunar o comer), ¡así evitarás que la gula compre por ti! 🙂

¡Vamos de compras!

La mejor manera de crear hábitos de consumo saludables en nuestros peques es que nos acompañen durante la compra. Pero esto no significa solo llevarles a comprar, se trata de educarles en una compra responsable, explicándoles por qué deben escoger un alimento u otro, revisar las etiquetas, los ingredientes, etc.

Además de enseñarles a comprar de manera más inteligente para comer más sano, hacer la compra con los peques es una interesante forma de fabricar recuerdos para toda su vida. ¿Qué os vienen a la cabeza cuando pensáis en vuestra infancia? Olores, sabores, sensaciones… Una visita a BM Supermercados puede generar grades recuerdos.

En el siguiente post de Elige Cuidarte Kids desmontaremos algunos mitos en torno a la comida y la nutrición que tenemos muy interiorizados, evitando así dejar de herencia a nuestros peques unos hábitos alimenticios incorrectos.