A la hora de afrontar un viaje con niños lo primero que debemos tener en cuenta son las posibles alergias alimentarias que tengan nuestros peques. Hay que planificar bien si necesitamos llevar algún producto específico para no tener que buscarlo en nuestro destino. Por ejemplo, productos sin gluten. La Federación de Asociaciones de Celíacos de España ofrece una serie de recomendaciones muy útiles en este sentido.

Como es posible que vayamos a pasar mucho tiempo en el coche, avión o tren, tampoco está de más pensar en algunas ideas por si a los niños les entra hambre durante los trayectos. ¿Lo mejor para los ratos muertos? Fruta cortada o que sea fácil de pelar como un plátano, un sándwich o frutos secos (anacardos, pistachos, etc.). Y aunque seguramente nos lo pidan, mejor huir de alimentos menos sanos como las patatas fritas, bollos, chucherías, chocolates…

Tanto en el coche como en cualquier excursión, en verano es fundamental una buena hidratación que nos evite sustos innecesarios sobre todo cuando suben las temperaturas. Aquí podemos recurrir no sólo al agua, sino a zumos de frutas caseros, a batidos saludables, etc.

Un plan muy ameno para hacer en familia puede ser preparar un picnic en el campo o en la playa durante las vacaciones con recetas refrescantes, fáciles de hacer y que se puedan comer en frío. Podemos intentar que los peques se involucren en la preparación del menú y llevar ensaladas veraniegas de pasta multicolor, wraps rellenos de verduras, un pastel frío de jamón y queso, una macedonia de frutas tropicales, limonada casera o un quiche de calabacín, de espinacas o de brócoli.

Los clásicos nunca fallan

Los “clásicos” como la tortilla de patata, el embutido, los filetes de pollo empanados  o los “blanditos” filetes rusos nunca fallan. Sin embargo, si lo que quieres es ir un paso más allá y sorprender a los niños, prueba a prepararles alimentos con formas divertidas, a guardar la comida en envoltorios originales, o utilizar platos y cubiertos infantiles que les gusten.

Si en vacaciones vamos a un restaurante es el momento para que experimenten y prueben nuevos sabores, sobre todo si ya son un poco más mayores. Eso sí, debemos procurar evitar alimentos muy especiados o con ingredientes muy fuertes que les puedan sentar mal.

Por lo demás, aprovecha para que se lancen a probar alimentos típicos de ciertas zonas.

En la red de BM Supermercados encontrarás todo tipo de alimentos para hacer realidad todas esas recetas que les encantan a los niños. Que no te falte de nada durante tus vacaciones.