En una mano humana viven, de media, 150 especies de bacterias diferentes, pero la diversidad es enorme. Lavarse las manos antes de comer es fundamental.