La cuajada casera es un producto lácteo que se obtiene al coagular la leche con el cuajo, un fermento que se produce en el estomago de los mamíferos rumiantes y que podemos encontrar fácilmente en las farmacias. La cuajada casera se puede elaborar con leche de vaca, de oveja o con una mezcla de ambas.

Se trata de un postre tradicional, de toda la vida, que nosotros mismos podemos hacer en casa si lo deseamos. Joseba Otegi del caserío Goine, que elabora artesanalmente cuajadas con leche de oveja latxa, asegura que la receta es muy sencilla, siempre y cuando la leche sea de calidad.

 

Ingredientes

Ingredientes de la receta de cuajada tradicional para 6-8 personas:

  • 1 Litro de leche de oveja
  • Unas gotas de cuajo
  • Azúcar
  • Miel

Preparación

Pon la leche de oveja en un cazo, agrega una cucharadita de azúcar y ponla a hervir, sin dejar de remover. Cuando hierva retírala del fuego, deja que se temple un poco y pásala a una jarra. Espera a que alcance una temperatura de 37 grados. Para comprobarlo, introduce un dedo de la mano: si no te quemas, es el momento de seguir con la receta.

Pon 3 gotitas de cuajo en cada recipiente (mejor de barro) y reparte la leche encima. Espera a que cuaje a temperatura ambiente sin mover los recipientes. Cúbrelas y consérvala en la nevera. Cuando las sirvas, puedes regarlas con un poco de miel o espolvorearlas con un poco de azúcar.

El consejo de Joseba

“Cuando pongas leche de oveja a hervir ten mucho cuidado con el fuego porque es bastante fácil que se pegue y adquiera un ligero sabor a quemado. Para que esto no pase, no te olvides de añadir una cucharadita de azúcar en el momento de ponerla a hervir.”