Si para congelar correctamente los alimentos tenemos que seguir varios pasos para hacerlo sin que estos pierdan sus propiedades, el proceso inverso no iba a ser menos. Del mismo modo, la rapidez con la que se realiza juega un papel fundamental, pero en este caso de manera inversa: cuanto más lento se descongele mucho mejor.

Como ya explicamos, al congelar los alimentos se forman cristales de hielo en los tejidos y al descongelar demasiado rápido se corre más riesgo de que se pierdan nutrientes –además de volumen y peso- con el agua que se desprende de los alimentos. Por eso, lo más adecuado es realizar una descongelación lenta a una temperatura adecuada.

5 consejos para descongelar seguro

Mejor dentro de la nevera: el frío protege del desarrollo microbiano y se evitan cambios bruscos de temperatura que puedan estropear el alimento (nada de descongelar a temperatura ambiente ¡y menos en días calurosos o con la calefacción puesta!).

Separado del resto de alimentos: hay que utilizar recipientes cerrados para evitar contaminaciones cruzadas.

24 horas: es conveniente consumir o cocinar el alimento descongelado en un plazo máximo de 24 horas. Planifica bien las comidas.

En agua fría: otra forma segura de descongelar es introducir el alimento muy bien envasado en agua fría. Es más rápida pero exige más atención; hay que cambiar el agua cada 30 minutos para evitar fluctuaciones de temperatura.

El microondas, lo mínimo posible: si no tenemos más remedio, hay que tener claro que el calor se trasmite de adentro hacia afuera. Es mejor para piezas pequeñas y evitar que queden zonas congeladas y otras cocidas. Se debe cocinar inmediatamente.

Verduras y hortalizas congeladas: ¡directamente a la sartén o al puchero!

En general, es mejor cocinar las verduras y hortalizas congeladas porque mantienen mejor sus propiedades; ya sean hervidas, al vapor o salteadas.

Conviene dar el doble de tiempo de cocción que se le daría si estuviera descongelado.

Hay que tener cuidado a la hora de hacer salteados con verduras congeladas; mejor echarlas poco a poco para dar tiempo a que se evapore el agua y no salte el aceite.

Un truco para que las verduras queden bien hechas, pero crujientes y con un color más vivo, es cortar la cocción pasándolas de la olla hirviendo a otra con agua helada (con cubitos de hielo).

En BM Supermercados existe una gran variedad de alimentos congelados con los que ganar tiempo en la cocina. En estos casos, sólo tienes que atender a las recomendaciones del productor para un correcto descongelado.