Las sopas son perfectas para el invierno, pero puedes consumirlas en cualquier época del año. ¿Qué te parece esta opción? Una sopa de cebolla con mejillones y almendras. Porque no todas las sopas tienen que ser iguales.

Ingredientes

(Para 4 personas)

500 g. de mejillones frescos

1 l. de agua

100 ml. de vino blanco

3 cebollas

100 g. de almendras laminadas

6 granos de pimienta

1 chalota

1 tomate

Aceite de oliva (para rehogar)

Preparación

Lavamos los mejillones y los ponemos en una cazuela añadiendo la pimienta, el vino y la chalota picada. Los tapamos y dejamos que cuezan durante 5 minutos hasta que se abran. Separamos la concha de la carne y colamos el caldo obtenido. Reservamos.

Picamos las cebollas en juliana y las ponemos a rehogar con aceite, hasta que caramelice. Agregamos el tomate rallado, y lo dejamos hasta que se evapore el agua.

Añadimos la mitad de las almendras. La otra mitad la tostamos aparte en el horno. Echamos el agua y el caldo de los mejillones a la mezcla y dejamos cocer durante 30 minutos.

Calentamos los mejillones y los colocamos sobre el plato. Añadimos la almendra tostada al horno por encima y sacamos la sopa aparte.